PIEL NORMAL

Es aquella que presenta poros finos, textura suave y lisa, ausencia de impurezas y que no es propensa a la sensibilidad.

En definitiva, es una piel equilibrada en cuanto a sebo e hidratación. Con el paso del tiempo tiende a secarse y presenta arrugas y deshidratación.

RUTINA DE DÍA

Paso 1: Limpiar

Comenzamos con una limpieza suave para eliminar las toxinas, el sudor y el exceso de sebo excretados durante la noche.

De esta manera, la piel queda preparada para recibir el tratamiento posterior

Paso 2: Tonificar

Usaremos un tónico para equilibrar el pH de la piel y mantener sana la microbiota (flora bacteriana natural),

fortaleciendo así las defensas de la piel

Este paso asegura una  absorción óptima del tratamiento posterior y , por tanto, un efecto óptimo

Para este tipo de piel usaremos un tónico hidratante, equilibrante y regenerador celular

Paso 3: Reparar

Usaremos un serúm o aceite seco para tratar las capas más profundas de la piel. Gracias a éstos productos aportamos sustancias antioxidantes que ayudan a combatir los efectos negativos que la polución ambiental y la radiación solar tienen sobre nuestra piel,  además de aportar otras sustancias con propiedades hidratantes, emolientes,  calmantes y regeneradoras.

Durante el día este tipo de piel tolera tanto serum de naturaleza acuosa como oleosa. Según nuestra necesidad elegiremos o combinaremos diferentes productos:

Hidratar / equilibrar

Tono apagado

Antiarrugas / firmeza

Paso 4: Tratar

En este paso de la rutina actuamos sobre las capas externas de la piel con un producto que ejercerá como barrera protectora frente a la suciedad, los radicales libres y demás sustancias causantes del deterioro de la piel y su envejecimiento.

La piel normal admite texturas tanto fluidas como en crema. Todos los productos aportan los mismos beneficios y se elegiran en función de las preferencias

Hidratar

Primeras arrugas

Piel irritada

Arrugas / Falta de elasticidad

Paso 5: Proteger

La rutina culmina con un fotoprotector ya que el sol es el principal causante del envejecimiento prematuro de la piel, además de causar otro tipo de problemas de mayor gravedad.

Usaremos un protector solar en textura crema o fluida en función de las preferencias.