PIEL NORMAL

Es aquella que presenta poros finos, textura suave y lisa, ausencia de impurezas y que no es propensa a la sensibilidad.

En definitiva, es una piel equilibrada en cuanto a sebo e hidratación. Con el paso del tiempo tiende a secarse y presenta arrugas y deshidratación.

RUTINA DE NOCHE

Paso 1: Limpiar

Éste paso cobra mayor importancia en la rutina de noche porque, a lo largo del dia, nuestra piel ha ido acumulando suciedad, toxinas, sebo, sudor y células muertas  por lo que se produce una obstruccion de los poros. Realizaremos una `doble limpieza´ que consiste en usar un primer producto de tipo oleoso (bálsamo o aceite) que eliminara la suciedad de tipo grasa, seguido de un limpiador de base acuosa (gel, espuma o agua micelar) que arrastrará el resto de particulas acumuladas solubles

De esta manera, la piel queda preparada  para el tratamiento posterior.

Primero

Segundo

Paso 2: Tonificar

Usaremos un tónico para equilibrar el pH de la piel y mantener sana la microbiota (flora bacteriana natural),

fortaleciendo así las defensas de la piel

Este paso asegura una  absorción óptima del tratamiento posterior y , por tanto, un efecto óptimo

Para este tipo de piel usaremos un tónico hidratante, equilibrante y regenerador celular

Paso 3: Reparar

Usaremos un serúm o aceite seco para tratar las capas más profundas de la piel. Gracias a éstos productos aportamos sustancias antioxidantes que ayudan a combatir los efectos negativos que la polución ambiental y la radiación solar tienen sobre nuestra piel,  además de aportar otras sustancias con propiedades hidratantes, emolientes,  calmantes y regeneradoras.

 

Este tipo de piel tolera tanto serum de naturaleza acuosa como oleosa. Según nuestra necesidad elegiremos o combinaremos diferentes productos:

Hidratar

Tono apagado

Antiarrugas / Firmeza

Paso 4: Tratar

En este paso de la rutina actuamos sobre las capas externas de la piel con un producto que ejercerá como barrera protectora frente a la suciedad, los radicales libres y demás sustancias  causantes del deterioro de la piel y su envejecimiento.

La piel normal admite texturas tanto fluidas como en crema. Todos los productos aportan los mismos beneficios y se elegiran en función de las preferencias

Hidratar / Equilibrar

Primeras arrugas

Piel irritada

Arrugas / Falta de elasticidad

Cuidados Extra

Una o dos veces en semana es recomendable usar una mascarilla exfoliante que haga una limpieza más profunda de la piel y ayude a su renovación.

Además se puede combinar o alternar con una mascarilla hidratante, una mascarilla detoxificante, una mascarilla reparadora/reafirmante o bien una ampolla booster    ( concentrado antiedad), dependiendo de la necesidad de cada tipo de piel

Exfoliantes

Detoxificantes

Reparador / Reafirmante

Hidratante / Calmante

Ampollas Booster